"Los empleados renuncian a su jefe no a la empresa. La voluntad y el deseo de un empleado de trabajar duro, quedarse más tiempo, comportarse éticamente y llevarse bien con los compañeros de trabajo es, entre oras cosa, en gran parte dependiente del grado en que el empleado disfrute de relaciones positivas dentro del ambiente de trabajo y la relación más importante que el empleado tiene en el lugar de trabajo es con su jefe o supervisor."

Estudios recientes de la encuestadora Gallup muestran que aproximadamente  el 11% de los empleados son "empleados comprometidos" en la empresa, del 40 al 70% de empleados se clasifican como "medianamente comprometidos". Lo peor es que un alarmante 10% a 20% de sus empleados están activamente "no comprometidos" con la empresa, dedicándose a sus propios asuntos en vez de los de la empresa, o peor aún criticando o dándole mala reputación a la empresa o a la gerencia. El impacto económico de un clima laboral malo o un nivel bajo de compromiso de los empleados puede ser devastador.

Las personas se han convertido en la fuente primaria de ventaja competitiva. Casi el 80% del valor de mercado de una organización  lo constituyen los intangibles (marca, propiedad intelectual y lo más importante la calidad de la fuerza laboral), lo que deja un solo un 20% para los tangibles (maquinaria, productos, instalaciones). Como todos sabemos los productos pueden ser fácilmente copiados, un descubrimiento tecnológico puede ser fugaz, y las instalaciones se pueden construir o destruir, pero la calidad del talento en una organización, su pasión  y compromiso es casi imposible de replicar. El compromiso es el combustible.

Para tener empleados comprometidos:

1.- El compromiso de los empleados es el principal agente para la implementación exitosa de cualquier estrategia de negocios. Una fuerza laboral comprometida es su única ventaja competitiva. Es casi imposible de copiarla y sin ella, la ejecución de la mayoría de iniciativas corporativas se convierte en difícil, sino imposible.

2.- Aumentar el nivel de  compromiso de los empleados no es una iniciativa de corto plazo. El nivel de compromiso adecuado nunca se consigue finalmente, es un proceso de mejora continua. Puede tomar años de progreso firme alcanzar altos niveles de compromiso en los empleados, y sin el cuidado adecuado y retroalimentación todo lo ganado puede perderse sorprendentemente rápido.

3.- Debe ser dirigido desde arriba. El compromiso debe ser desde la dirección de la empresa y no una iniciativa de recursos humanos, aunque RH debe ser un jugador clave en facilitar la consecución de altos niveles de compromiso.

4.- Una de las mejores formas de tener empleados comprometidos es contratarlos. Ciertas personas tienen unas características o atributos que incrementan su inclinación al compromiso. Ciertos empleados son más propensos a tener un nivel más alto de compromiso sin importar los puestos en que se desempeñen. Las empresas deberían prestar mucha atención a estas características en el proceso de selección.

5.- El compromiso es acerca de "encajar en el equipo". Las personas  tienden a sentirse más comprometidas con la organización si sus trabajos coincide con sus habilidades y competencias, así como su motivación y valores. La mayor parte de empresas contratan enfocándose solamente en las habilidades y competencias ignorando si la persona encaja con el nivel de motivación requerido y los valores de la empresa.

6.- Nada impacta el compromiso más que el jefe inmediato del empleado. Aunque esto suene un poco exagerado, la mayor parte de personas no renuncia a sus empleos, renuncia a su jefe. Vea un equipo altamente motivado y es muy posible que tenga un líder que está haciendo lo posible para ayudarlos a alcanzar el éxito, estableciendo metas claras,  delegando responsabilidad, dando una retroalimentación honesta y abierta, y haciendo que las personas se sientan valoradas.

7.- Lograr el compromiso significa llegar al corazón. Los empleados altamente comprometidos dan ese esfuerzo extra porque les importa. Y les importa porque a su vez sienten que son importantes para alguien. El interesarse por los empleados más allá de sus puestos: su familia, intereses, aspiraciones personales, su capacitación, etc., envía un mensaje poderoso a los empleados, se saben apreciados por la empresa.

Para recordar: ¿Cual es el grado de compromiso que tienes en la empresa.