Mencionar el nombre del cliente puede resultar una mejor experiencia de compra. La tarjeta de crédito puede ser la fuente más usual para conocer el nombre que, luego, utilizarán los empleados entrenados.

Repita el nombre del cliente varias veces durante al operación. Si lo hace, es muy posible que lo recuerde la próxima vez que el cliente regrese a la empresa. Es una forma muy eficaz de consolidar la lealtad de los clientes.

Tengo más de 15 años cargando gasolina en la misma gasolinera y nadie me recuerda por mi nombre, tengo más de 20 años utilizando a Banamex y los cajeros tampoco me reconocen por mi nombre y cuando menos asisto 3 veces por semana.

Utilizar el nombre de una persona es un tipo de mensaje positivo (a las personas les encanta escuchar su nombre). La comunicación positiva, de cualquier clase, transmite a los clientes cierto sentido de bienestar en sus expereincias de compra, lo que predispone a regresar a comprar otra vez.

No dejes de ver este video, CLICK